jueves, 9 de junio de 2011

Autocrítica


Creo que mi voto del pasado día 22-M no ha contribuido a conseguir los resultados más convenientes, dada la situación política y económica en que se encuentra sumido el país y nuestra ciudad.
Desde cuando pude ir soltando la "mala educación" que el franquismo y el postfranquismo fueron incrustando en mi generación, mi voto siempre ha sido de izquierda.
Tengo claro que no puedo votar la misma opción que vote "el Sr. Marqués", el "Empresario Modelo hecho a sí mismo" o lo que es peor su inútil heredero.
El problema surge cuando confías en la opción de izquierda que te atrae y resulta que ésta se queda "corta" y justifica su inacción, con los mercados, la banca, la confianza y otras veleidades y no pone pie en pared y reconoce que ésto no puede seguir así, que el sistema se hunde, que los políticos tienen que cambiar, que las relaciones laborales no pueden ser un cortijo sin vallar y que los que más tienen deben contribuir con más en sacar adelante este país.
Entonces te das cuenta de que te has equivocado con tu voto y como ellos no van ha rectificar ni a hacer autocrítica, me la hago yo, y que se atengan a las consecuencias.

2 comentarios:

Toni dijo...

Yo he votado este año por primera vez en chipiona, y me siento como si hubiera tirado una moneda al pozo de los deseos... Si no se entiende, cuando ejercía mi derecho y obligación, me sentía como si no fuera a servir de nada...

María dijo...

Hoy ¡por fin! me he enterado a quién apoyará, con mi voto, la opción política que yo he votado en Chipiona.
Al parecer, a ninguno de los dos grandes.
Siento algo parecido a alguien que le han quitado el suelo o que ha llegado al filo del abismo. No sé si mi voto, como siempre, lo habrán tirado al cubo de la basura.
Yo también me critico.

Saludos