lunes, 30 de abril de 2012

Y... viene la calma.


Por diferentes motivos, en mi familia, hemos pasado unos meses Marzo/Abril de malos momentos y tristes experiencias. 
Hoy es el último día de Abril y esperamos que después de esta tempestad de malos acontecimientos se presente un Mayo florido y hermoso como reza el refrán.
Estamos expuestos a las desgracias propias de la vida y la muerte, y debemos aceptarlos porque sabemos que así es la vida, pero todo se hace más impactante y triste cuando estos hechos se repiten, una, otra  y otra vez  en un corto espacio de tiempo.
Deseando estamos que venga la anunciada calma, que nos sosiegue y nos transmita la paz y la confianza que nuestras maltrechas almas necesitan para digerir tan tristes momentos.

2 comentarios:

María dijo...

Amén Antonio. Que así sea.

Alicia dijo...

Seguro que sí, por muy larga y fea que sea la tormenta, el sol siempre sale