jueves, 12 de julio de 2012

Papaya



Mi amiga Gloria, que gobierna con excelente mano la cocina  de El Chusco, este invierno, me regaló las simientes de una papaya que había comprado. Las sembré en una almáciga y salieron no menos de sesenta plantitas. Después de un delicado proceso de selección, he distribuido las mejores, las más esbeltas entre amigos y conocidos amantes de los cultivos caseros, Luis, Eugenio, Fernando, Pepe, algún otro y yo, tenemos en nuestro poder uno o varios ejemplares de "papaya chusquera"...  ¿Será el cultivo del futuro en Chipiona?
Tal como están las cosas no sería de extrañar. ¡¡Que sabe nadie...!! como diría el carpintero.

2 comentarios:

MAMÉ VALDÉS dijo...

Nos vemos papayeando todo el día.

Probaremos a fumarnos las hojas por si acaso, ¿Te imaginas...?

Se agradece de no escribir de lo mala que está la cosa...

María A. Marín dijo...

La papaya es ideal para los ardores de estómagos, las úlceras y demás afecciones de las barriguitas.
De veras.