martes, 3 de junio de 2014

Fátima, Rocio, Lourdes (cuento chino)




La Aldea estaba llenándose poco a poco de la inmensa marea de peregrinos que, fatigados y cubiertos de polvo, acudían cada día siguiendo al Simpecado de su hermandad.

El coche oficial, seguido de otros vehículos, se abre paso, torpemente entre el gentío, hasta llegar a los aledaños de la puerta principal de la Ermita.

Varios guardaespaldas saltan agilmente de los coches y abren camino hacia el interior del templo. 

Fátima camina diligente entre sus protectores y trata de sonreír  y saludar a los creyentes con los que se cruza. Dos agentes portan  varios paquetes de velas y velones para ofrecer a La Señora.

La Ermita está en penumbra, sólo algunos rayos de sol se cuelan a través de las vidrieras. 

Fátima llega hasta la reja y se arrodilla con gran recogimiento.

De pronto un celestial sobresalto  le estruja el corazón, y le pone los ojos como platos. ¡No, no lo esta soñando, la Virgen le está hablando!:

-  Fátima, a ti te queria ver Yo... - le dijo la Virgen.

- Señora, postrada a tus plantas estoy..., intentó contestar Fátima, pero la Virgen la cortó por lo sano.

Déjate de postrarte, ni postrarte... Mira Fátima, tu eres ministra de Trabajo y no se que más y Yo soy La Virgen del Rocío. Tu trabajo consiste en tratar de que todos los españoles tengan trabajo, y para eso tienes que  hacer, junto con tus "compis" de Gobierno, las políticas necesarias y los cambios y leyes que hagan falta, para reactivar la economía, y que se creen muchos puestos de trabajo, y dejarte de velas y tríduos.

Yo, como Madre de todos los hombres, estoy aquí para otra cosa... para ayudar, consolar  y animar a los hombres y mujeres sumidos en las situaciones de precariedad, pobreza, desesperación y miseria en la que los habéis metido ustedes con vuestras decisiones y leyes insolidarias, arbitrarias y clasistas.

Así que te quede claro, Fátima - le conminó la Virgen - tu trabajo lo tienes que hacer tu y no Yo.

¡Ah!..y si no te gusta, te vas a Lourdes como el Ministro del Interior,  que manda Guardias Civiles de peregrinación, creyendo que allí  le van a hace mas caso... Amén.


3 comentarios:

María A. Marín dijo...

Me gustan tus cuentos.
Saludos

alisamanzano dijo...

jajaja que coño a cada uno lo suyo!!!!

alisamanzano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.