martes, 13 de octubre de 2009

Otoño a 25º

Las hojas han cumplido, se han secado y han comenzado a caerse,

pero el suelo no está frío, ni húmedo… sino seco, caliente y polvoriento


Las castañas, libres de su espinosa coraza, se ofrecen para su encuentro

con la sal y el carbón.

Pero el carro esta sin ruedas, el carbón apagado y el anafe y la olla siguen en el trastero.


El mosto de Septiembre añora tiritar y clarificarse,

Pero la bota sigue templada, la canilla seca y a la bodega no la extremece el Norte.

Verano ¿porqué no sigues tu camino, y recoge tus últimos cálidos flecos, para que el Otoño sea como debe ser?

1 comentario:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Los ciclos de la naturaleza siempre actuan por propia voluntad, mutan y nos mutan a nosotros también...

Saludos
Marian