viernes, 31 de diciembre de 2010

Demagogia, siempre queda

Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.
Así es como se define en el diccionario de la RAE a la demagogia.
Un ejemplo de ello es un panfleto que hace unas fechas un partido de la oposición del Ayuntamiento de Chipiona lanzó a la calle publicando el sueldo anual, mensual y pagas extraordinarias del alcalde y varios concejales. Piensan que son demasiado altos para la poca productividad que se obtiene. Es su opinión.
Yo no entro en valorar el montante de los salarios denunciados, pero lo que sí echo en falta es, que no dicen que sueldos cobrarían ellos si llegaran a la alcaldía. Un dato comparativo que inclinaría el voto a su favor en caso de que el ahorro fuera significativo.


1 comentario:

María dijo...

Como siempre has dado en la diana.
¡Qué fácil se ven los toros desde las barreras!
Yo, que ya tengo una edad, recuerdo muy bien legislaturas municipales de otros partidos y habría que recordar acontecimientos, para no repetirlos.

¡Buen año 2011!