miércoles, 14 de mayo de 2014

Pancho deteriorado




Pancho hace tiempo que no protagonizas  una entrada en el blog. También es verdad que llevo mucho tiempo sin escribir nada, pero ya he hecho propósito de enmienda a este respecto.


En fin, volvamos contigo. El próximo mes de junio cumples quince años. 

Según las tablas comparativas entre la edad del hombre y la del perro, tienes alrededor de noventa años.
Esto explica las deficiencias físicas  que tan claramente manifiestas en tu vida diaria. 
No oyes nada, ves poco, pierdes pelo, tus patas traseras no te responden y tu olfato ya no es el que era. 
Lo único que no ha disminuido un ápice es tu apetito desaforado, sigues comiéndote todo lo que te echen y lo que tu puedas rebañar en cualquier descuido.
Tampoco ha minado la edad tu capacidad para dormir unas veinte horas al día, mas bien diría que ahora duermes una o dos horas mas. Pero pese a la senectud conservas, el poco tiempo que estas despierto, tus habituales ganas de juego y cachondeo.

Eres grande Pancho!














1 comentario:

María A. Marín dijo...

Cuándo mi Negri se me muera no volveré a vivir con otro perro, se me han muerto seis o siete y ninguno de enfermedad, solo de viejos...
Es lo que menos me gusta de la compañía que me dan desde que era una niña pequeña.

Saludos