lunes, 5 de diciembre de 2011

Sócrates

Me gusta el futbol, pero moderadamente. Puedo ver un partido completo en la tele, como puedo cambiar a una película a los quince minutos si no me ha enganchado el juego. En mi vida sólo he visto dos o tres partidos importantes en directo y uno de ellos fué en el Mundial de España 82. En Sevilla en el estadio Villamarín Brasil- Escocia.
Allí conocí a Sócrates Brasileiro Sampaio de Sousa Vieira de Oliveira, el medio campista brasileño, apodado el Doctor, por su extraordinaria calidad como futbolista y también porque era pediatra.

Sócrates era un tipo que medía 1,91 ctms, estilizado y de una elegancia extraordinaria, tal que hizo que se fijara en él un aficionado de tercera división como yo. No lo he olvidado nunca y siempre que ha surgido la oportunidad he contado la batallita de haberlo visto jugar en el Mundial de España.

Después me he enterado de su compromiso político con la izquierda , sus reivindicaciones democráticas durante la dictadura barsileña, también, su afición alcohol, que defendía a capa y espada,ante las advertencias y censura , de amigos, médicos y familares y que le produjo una grave cirrosis cuyas complicaciones lo han llevado hasta la muerte.

Descanse en paz.

1 comentario:

María dijo...

¡Vivir rápido, morir joven!
Descanse en paz.